La sangre manda (Stephen King)-trabalibros
La sangre manda
Ficha técnica:
Autor: Stephen King
Editorial: Plaza & Janés
ISBN: 9788401024757
Número de páginas: 464
Género: Novela de terror
Valoración:
"La sangre manda" supuso la vuelta de Stephen King a un género que parecía olvidado entre sus admiradores: el relato corto. Después de la publicación de su primer compendio de historias ("Todo es eventual: 14 relatos oscuros"), la obra del oriundo de Maine fue comparada con la del mismísimo Edgar Allan Poe. No por su carácter romántico ni por su estilo tremendista, sino por su pasmosa facilidad para suscitar reflexiones en los lectores. Las cuatro historias que conforman "La sangre manda" nos hacen desviar los ojos de la ficción a la que King nos tiene acostumbrados para centrarlos en un nuevo punto: nosotros mismos.

"El teléfono del señor Harrigan" es el primero de los relatos. Narra la vida de Craig, un muchacho corriente que trabaja para John Harrigan, hombre de negocios retirado. La tecnología irrumpirá en la vida del jubilado en forma de teléfono móvil y la cambiará por completo. Pero Craig descubrirá pronto que en el iPhone de su jefe se esconde un extraño misterio…

"La vida de Chuck" nos sitúa en un mundo apocalíptico, en el que California se hunde bajo su propio peso. Mientras los socavones se abren en las calles y el cielo cae a pedazos, un cartel luminoso parece colgar de todos los edificios del país. Siempre con la misma persona representada y el mismo mensaje en letras de neón: “¡39 MAGNÍFICOS AÑOS! ¡GRACIAS, CHUCK!”

"La sangre manda" es el relato que lleva el título del libro. Nos pone en las botas de Holly Gibney, personaje que ya protagonizó otras obras de King, como "El visitante". Esta vez le tocará ejercer de detective para identificar y capturar al despiadado terrorista que dinamitó una bomba en un colegio de Pennsylvania.

Por último, "La rata" cuenta la frustrante vida de Drew, un profesor de Filología que decide retirarse a una cabaña en el bosque para cumplir su sueño de una vez por todas: escribir una novela. Durante su estancia, la súbita aparición de una rata terminará por acarrearle consecuencias imprevisibles.

Existe un elemento común a estos cuatro relatos: en todos ellos se da un suceso aparentemente inexplicable, cuya interpretación King deja a la consideración de sus lectores. Por esta razón, la mayoría nos hemos devanado los sesos tratando de descifrar estas cuestiones, de encontrarles una justificación. Qué ilusos fuimos. Nunca se nos ocurrió pensar en la explicación más sencilla: no la hay.

Sé que resulta difícil de creer. Pero no. Esta vez no. Esta vez no existe un argumento enrevesado que dote de sentido a las cuatro tramas. Esta vez, las piezas del puzle no encajan. Y no encajan, sencillamente, porque no han sido diseñadas para encajar.

Es precisamente ahí, en el hecho de que no encajen, donde reside la moraleja del libro: existen asuntos que escapan a nuestra comprensión y, la mayoría de veces, agradecemos que así sea.

Los respectivos protagonistas son incapaces de dar con un factor empírico que esclarezca sus problemas: Craig no alcanza a comprender lo que le sucede al teléfono del señor Harrigan; el tal Chuck que aparece en los carteles de todo Estados Unidos continúa siendo un desconocido para la población; Holly vio inútiles sus esfuerzos por definir al grotesco asesino perseguido por la justicia; y Drew tuvo que frotarse los ojos para cerciorarse de que la rata que se postraba junto a él era real.

Sin embargo, a pesar de que todos ellos hayan fracasado en su intento por explicar racionalmente estos sucesos, todos coinciden en una cosa: ya no quieren seguir intentándolo. Porque saben que conocer la verdad tendrá efectos desagradables, en el mejor de los casos, y macabros, en el peor de ellos. Por eso apartan la mirada de algo que no afecta directamente a sus vidas, algo que quedará como una anécdota y se perderá, tarde o temprano, entre sus recuerdos.

Quizá deberíamos tener esta actitud. O quizás deberíamos embarcarnos en un viaje sin descanso para desentrañar esos enigmas cueste lo que cueste, sabiendo que, si no lo hacemos, la culpabilidad, la incertidumbre y la curiosidad nos acabarán devorando por dentro. Depende de nosotros y solo de nosotros escoger uno u otro camino. La decisión es solo nuestra.

En definitiva, "La sangre manda" es la panacea perfecta para combatir la monotonía de la cuarentena. Una obra que se lee en pocas horas pero que deja muchas más a la introspección sobre nuestra forma de afrontar la vida. Muy recomendable.
Enviado por: Antonio Otero
Otros libros de este autor:

La milla verde

Christine

Misery

Carrie

Cell

El resplandor

La cúpula

It

Mientras escribo (Stephen King)-Trabalibros
El instituto (Stephen King)-Trabalibros
El visitante (Stephen King)-Trabalibros
Stephen King-Trabalibros
Fin de guardia (Stephen King)-Trabalibros
El bazar de los malos sueños (Stephen King)-Trabalibros
Revival (Stephen King)-Trabalibros
Doctor Sueño (Stephen King)-Trabalibros
Joyland (Stephen King-Hard Case Crime)-Trabalibros
22-11-63 (Stephen King)-Trabalibros
Misery (Stephen King)-Trabalibros
La milla verde (Stephen King)-Trabalibros
It (Stephen King)-Trabalibros
El resplandor (Stephen King)-Trabalibros
Christine (Stephen King)-Trabalibros
Cell (Stephen King)-Trabalibros
Carrie (Stephen King)-Trabalibros
La Torre Oscura I. El pistolero (Stephen King)-Trabalibros
Colabora en Trabalibros
subir