La edad de los olores

Vicente Javier-F
He transitado por la edad de los olores
perforando recovecos de memoria
con efluvios de soñar.
Cada olor tiene su edad.
Una edad para aprehenderlos
y otras más para llorar
cuando asocias cada objeto, cada sala, cada casa…
cada río, cada flor… con las gotas de rocío
que resbalan por tu voz,
porque sabes que hay aromas que transportan
más allá de tantas puertas
que no se van a entornar –siquiera-
para que tu niñez de ahora resuelva
envolverse en esos vahos de la edad,
en los efluvios de unas marcas
que te vienen desde atrás.
Texto libre Trabalibros

PUBLICA Envía tus textos libres aquí
subir