Comparaciones

Guillermina Jimenez Perez
Quise compararte con las estrellas y me faltaba universo. Con el sol no pude porque a tu lado, sus rayos no tenían luz.
Lo intenté con la luna llena, todo el brillo de su plata desprendido a raudales se ensombreció.
Te comparé con la belleza. ¡No! Demasiada efímera. ¿Con el amor? ¡Tampoco! muy abstracto para ti.
¿Con que te compararía? Con el agua del mar… Con el murmullo del viento… Con el silencio… ¡No!
¡Ah! ¡Con las flores! Veremos… tienen muy poco color. Insuficiente aroma ¡No! Con las flores tampoco.
¡Con las piedras preciosas!: diamantes… esmeraldas… ¡No! Insuficiente pureza.
¡Basta! No quiero que sigas haciendo tan grandes comparaciones. Me pierdo en ellas, me aburren.
¿Entonces?...
Compárame, con la transparencia de una gota de agua. Con un copo de nieve, una onda de luz. Los filamentos de las flores. O ¿porque no? Con la sonrisa de un niño. El beso de una madre. Una mirada. Una caricia. Un suspiro.
Texto libre Trabalibros

PUBLICA Envía tus textos libres aquí
subir