Futuro torcido

Plácido Romero
¿En qué momento de la educación de nuestra hija nos equivocamos? La alentamos en todo momento a que tuviera los pies en la tierra. Jamás le leímos un cuento antes de dormir. Nunca le compramos muñecas ni juguetes. Jamás le regalamos ninguna novela. Nos deshicimos de todas las teles que había en casa. No permitimos que perdiera el tiempo viendo películas. Vigilamos sus amistades; no queríamos que le llenaran la cabeza con tonterías de adolescentes. Teníamos grandes sueños para ella. Queríamos que fuera por lo menos juez, fiscal, notaria. Nos quedamos sorprendidos cuando nuestra hija nos dijo que sería escritora.
Texto libre Trabalibros

PUBLICA Envía tus textos libres aquí
subir