Casi perfecta

Lalo Barker
Hoy tuve un sueño, soñé que todo era perfecto, que no había mortificaciones por dinero, que a mi lado dormía la persona anhelada en una casa que ya estaba pagada. Durmiendo en una noche fresca, sin frio excesivo ni calores sofocantes, sin ruidos de coches que pasaban afuera de la ventana, sin pendientes que nublaran mi mente, sin preocuparme en tener que estar al día siguiente, en algún lugar presente.

Hoy he despertado, en mi mundo perfecto. Donde tengo mortificaciones de dinero, por comprarme las cosas que quiero. En el que vivo en una casa rentada, que me da la libertad de mudarme, simplemente cuando quiera cambiar de aires. En mi cama aun duerme quien ahora comparte mi vida, una dama que dista mucho de ser magnifica, de ser una estrella; completamente distinta al modelo de mujer ideal que tenía en mi juventud, tan distinta… Que es casi perfecta.

Afuera de mi ventana ya se escucha el tráfico incipiente de la calle, anunciando los primeros bocinazos que me recuerdan que es la hora de prepararme para irme a trabajar, a cumplir el horario laboral, que es hora de empezar a apurarme, si quiero llegar puntual al trabajo.

Hoy que he despertado, sonrío al recordar mi sueño tan perfecto, y dándole una nalgada a mi dama imperfecta me levanto de la cama, huyendo de los reclamos enfurecidos de quien quería dormir más, no por la nalgada que le he dado, sino porque yo me he levantado cuando aún le faltaban esos eternos cinco minutos más de sueño.

Hoy sonrío por tantas carencias, que para muchos pueden ser vitales, pero que para mí, realmente no son tan importantes. La vida propia ante los ojos de los demás, siempre va a parecer imperfecta; pero cuando tú te vez en el espejo, queriéndote cómo eres, con las carencias que tienes, pero en contacto con la gente que te quiere; te das cuenta de lo feliz que eres, por vivir una vida tan incompleta… Que es casi perfecta.
Texto libre Trabalibros

PUBLICA Envía tus textos libres aquí
subir