Ya no soy aquel, ya no soy el mismo

Jairo Sebastiàn Zanetti
Quien iba a pensar que allí lo encontraría. Seguramente muchos han sido educados por su química selecta. Ahora sé, que los mejores tesoros no se encuentran, sino más bien te estrellan en los lugares impensados. En aquella biblioteca andante de la plaza, un volumen de más de cien años me atropelló de amor a primera vista. Luego de leerlo, su ciencia experimentó conmigo luz de los inmortales. Luego de una magia así, ¿quién no volaría como ese pájaro que se escurre al firmamento? Entre sus palabras y yo, hay un romance eterno que me eleva. Ya no soy aquel, ya no soy el mismo.
Texto libre Trabalibros

PUBLICA Envía tus textos libres aquí
subir