El tiempo más lento cuando va deprisa

Adelita Bravo
Desplomada no puede respirar con tranquilidad, le pide con su carita de inocencia ¿Quédate un poquito más? Pero prometió hace tiempo ¡que no volvería amar! "Oh vaya" ¡se le olvidó! Ahora se encuentra en un escalón, no puede avanzar ni retroceder. Siente un inmenso escalofrío que recorre cada poro de su piel, cuando le ve caminar por las calles de la ciudad, un fragmento de su corazón quiere correr, abrazarle y no dejarle escapar, camina y a media calle se detiene sin pensar, simplemente algo le impide caminar hacia él. Lo lamenta pero su corazón se encuentra dividido, quiere repartirlo, pero lastimaría a los dos. Lo único que le queda es caminar "sin pisar, sin voltear sin mirar", o "buscar nuevos senderos".
Texto libre Trabalibros

PUBLICA Envía tus textos libres aquí
subir