EL PESCADOR

Nazaria Delgado Lucero
Un hombre entrado en años, apasionado en su trabajo, nunca había trabajado en otra cosa. Vivía en una población cercana al mar, pueblo pequeño, pintoresco, lleno de colorido como tantos existentes, tenia una afición por la pesca, podría decir que era su hobby; fuera de sus ocupaciones o haciéndolas por momentos a un lado, continuaba así en su deleite;se iba a las escolleras y lanzaba el anzuelo con su carnada, esperando que cayera confiadamente algún pez, continuamente lograba piezas pequeñas, sin importancia , como quiera las aprovechaba pero siempre esperaba uno grande, hermoso como se lo imaginaba, para saborearlo ; así transcurría el tiempo, pescando piezas pequeñas; pero no desfallecía en su intento por conseguir algo mejor.Y llego el día esperado , ya entrado en años lo vino a pescar, con mucho esfuerzo, con un estira y afloja de su caña de pescar, hasta que logro sacarlo; no lo creía,lo veis con asombro, como si no hubiera visto algo igual en su vida, logro balbucir imperceptiblemente unas palabras , temiendo que lo escucharan y pensaran que había perdido la razón; no quería que se enteraran de su posesión , no fuera que se lo quisieran arrebatar; así marcho a su casa y por las noches, casi de madrugada, lo sacaba de su lugar y lo saboreaba por pequeños trozos , procurando que no se terminara; tenia lapsos de varios días,en que solo se asomaba, para verlo son tocarlo.
Pero todo lo que empieza termina y a aquel pez lo fue consumiendo poquito a poco hasta terminar con su ultima porción.
Ahora después de un tiempo vuelve a las escolleras , con la esperanza de encontrar otro igual.
Cansado , con sus años encima , desistió de su propósito, sumergido en una melancolía y nostalgia que lo han mantenido gozando de ese lugar paradisíaco, en el que encontró en una búsqueda lo que una vez soñó.
Texto libre Trabalibros

PUBLICA Envía tus textos libres aquí
subir