LA CARTA DE DESPEDIDA

Lalo Barker
Estaba sentado en una mesa, en su mano derecha tenía una pistola y en su mano izquierda una botella, frente a él había una hoja escrita con letra mal hecha.
Era una hoja de despedida poniendo en orden una herencia. Una carta para comprobar que todas las cosas se dejaban al mejor amigo; la casa, el automóvil. El dinero que había en diferentes cuentas bancarias. Todo el fruto de una vida de trabajo dejado a un amigo; todo estaba bien especificado, detallando los números de cuenta, instrucciones detalladas para el notario que tenía las escrituras de sus propiedades. Todo quedaba por herencia al único amigo.
Con la punta de la pistola enderezó la hoja para leerla nuevamente, todo estaba en orden, bien escrito, bien detallado. Confirmando que no habría problemas legales para que se cumpliera esa última voluntad, le dio un gran trago a la botella que tenía en la mano.
Después bajo la botella, volteó a ver a su mejor amigo, que estaba atado a una silla frente a él, con un trapo tapándole la boca, con la cara toda golpeada y dándole una señal de despedida, con una sonrisa por todo lo que le heredaban, le dio un disparo a su amigo… En medio de su aterrada mirada.
Texto libre Trabalibros

PUBLICA Envía tus textos libres aquí
subir