SILENCIO

Antonio Marort
Era el silencio de ambos, lo que permitía escuchar sus almas gritarse: ¡Te amo!
Texto libre Trabalibros

PUBLICA Envía tus textos libres aquí
subir