CARTA A MINERVA

S.
Imparte clases magistrales sobre la vida sentada en un banco,nunca escuché tan atento a nadie,la palabra sabiduría en persona,todo lo que posee es un carro de la compra lleno de ropa sucia y un álbum de fotos que no enseña,con el que vaga por la ciudad en busca de alimento entre contenedores de basura y cobijo,bajo puentes en verano y portales o cajeros en el crudo invierno,el brillo de la aguja de su jeringuilla es lo único que refulge en su marchito ser,lo tuvo todo,familia,trabajo...una estabilidad económica que a día de hoy suena utópica para millones de seres humanos.

Se lava en una fuente pública a las tres de la madrugada cuando no andan por la calle ni los gatos,me dijo que de ellos aprendió mucho,porta una colección de cicatrices de su anterior vida de prostituta,te cuenta quien y cómo se las hicieron,quemaduras de cigarro en el cuello y en su vientre siete puñaladas decoran su carne morena,hablé mucho con ella,jugaba al ajedrez de manera indescriptible nunca pude ganarla una sola partida,ayer la vi,pero ya no era ella,su cara estaba destrozada a golpes y yacía entre dos bancos del parque,la encontró un hombre que paseaba a su perro,sus cosas por el suelo,manchadas de barro,entre ellas,una foto de su graduación,supe que era licenciada en historia,su propia hermana me lo contó en su entierro.

Tenía un deber contigo pues nunca pude darte las gracias por esas partidas y por tantos consejos que me diste y que me funcionaron tan bien,darte las gracias es poco por eso escribo estás palabras para ti,quiero que aunque solo una persona lea esto pueda comprender que la vida que todo te da,todo te quita y que las apariencias engañan,mucho,tanto que a los ojos de cualquier persona eras una indeseable pero quien te conoció sabe de tu grandeza como persona,gracias Minerva,gracias por todo,descansa en paz,de corazón tu amigo S.
Texto libre Trabalibros

PUBLICA Envía tus textos libres aquí
subir