EL INSTANTE PROLONGADO

Juan Aldea
Le bastan los días al pescador
si del cielo ve descolgarse,
como imaginados copos de nieve,
alas de gaviotas en su descenso soñado.

Le bastan al pez también sus días
si en el cielo móvil de su presencia
se reflejan, de extrañas bujías,
liquidas estrellas en su persistente danza.

Y también este puerto de las verdades
está conforme con su instante prolongado,
con sus viajeros que aún anhelan tempestades
con sus amantes,
que aprenden a no esperar, despacio.
Texto libre Trabalibros

PUBLICA Envía tus textos libres aquí
subir