Microcuentos literarios

¿Es posible capturar un instante con unas cuantas palabras? ¿Trasladar al papel la foto fija de un momento en lo que ocupan unas pocas líneas? ¿Condensar una historia para que pueda ser leída en 3 ó 4 segundos? Este es el objetivo que persigue el microcuento (también llamado microrrelato, minicuento o hiperbreve), para algunos un auténtico género literario que tiene en su brevedad su mayor virtud.

Los microcuentos que aquí te presentamos son de creación propia. Todos ellos tienen idéntica temática: en nuestro caso no podía ser otra que los libros. Se prestan a múltiples interpretaciones; tras ellos hay tantas historias como cada lector sea capaz de imaginar. Si su lectura te resulta inspiradora, si consiguen hacerte soñar, habremos logrado nuestro propósito.

por Clarice Lagos

Microcuento literario 3-Trabalibros
Microcuento literario 2-Trabalibros
31 de Enero de 2015
Tenía que salir a la calle para cerciorarse de que todo seguía igual. Y así era, por extraño que le pareciera el mundo exterior estaba como siempre. Años después, recordará esa mañana como el día en que la lectura de un libro cambió su vida.
29 de Enero de 2015
Le lanzó una mirada furtiva a través del cristal y se sorprendió al descubrir que ambos estaban leyendo el mismo libro. "Al fin y al cabo, puede que no seamos tan diferentes", pensó.
22 de Enero de 2015
"A veces la vida puede ser maravillosa", pensó. Mientras, en la mesilla de noche y en la cama dormían, respectivamente, el libro y el cuerpo que había disfrutado.
20 de Enero de 2015
Abrió la portada, espectante. Y sus sospechas de que había comprado algo más que un libro en aquella librería de viejo se confirmaron al leer aquellas sentidas letras.
15 de Enero de 2015
La corta distancia que les separaba era una barrera insalvable. Hasta que, por equivocación, alguien los colocó juntos en la misma estantería y sus lomos comenzaron a rozarse.
13 de Enero de 2015
-Tengo miedo- dijo ella. -Yo también- mintió él, mientras apretaba con fuerza aquel libro entre sus manos. Sabía que podría convertir cualquier destino en su hogar, siempre que pudiera llevar consigo sus libros.
8 de Enero de 2015
A su pesar, cerró el libro. Sus ojos acuosos empezaban a llamar la atención de los otros pasajeros. Pero, sobre todo, no quería que él interpretara la preciosa emoción que en ese momento le embargaba como dolor.
6 de Enero de 2015
"Otra vez un libro"- pensó, mientras se esforzaba por fingir agradecimiento. No podía saber que, muchos años después, otra mano infantil abriría ese ejemplar de "La isla del tesoro" con la ilusión de quien descubre la literatura por primera vez.
subir