El árbol de la ciencia (Pío Baroja)-Trabalibros
El árbol de la ciencia
Ficha técnica:
Autor: Pío Baroja
Editorial: Cátedra
ISBN: 978-84-376-2486-0
Número de páginas: 296
Género: Narrativa
Valoración:
"¡Sí, es la claridad la que nos hace la vida actual completamente vulgar! Suprimir los problemas es muy cómodo; pero luego no queda nada [...] Creo que hay que afirmar el conjunto de mentiras y verdades que son de uno hasta convertirlo en una cosa viva. Creo que hay que vivir con las locuras que uno tenga, cuidándolas y hasta aprovechándose de ellas".

No puede decirse que la España de finales de 1800, un país estancado en ideas fosilizadas, fuera un buen lugar para hombres extremadamente sensibles e íntegros. El joven estudiante de medicina Andrés Hurtado era uno de esos raros casos, más preocupado por defender la dignidad y rechazar las injusticias que por sí mismo. Sus inquietudes vitales están cimentadas en la búsqueda de una filosofía que consiga plantear "una hipótesis racional de la formación del mundo" y a su vez ofrecer "una explicación biológica del origen de la vida y del hombre". Hurtado anhela con todas sus fuerzas encontrar un sistema compacto y sin fisuras que logre ofrecer "una explicación del Universo físico y moral". En este sentido, la Ciencia -que está basada en la razón y en la experiencia- se le presenta como el único sistema válido, siendo para él la verdad científica, del mismo modo, la única verdad aceptable.

El primer desengaño de Andrés con la Ciencia le sobrevino pronto, en sus años de estudiante en la facultad de Medicina. Allí, profesores endiosados que se creían poseedores de la razón absoluta eran ridiculizados por las burlas de los alumnos en clase. La preparación que ofrecía la universidad no se correspondía con el espíritu de la Ciencia, que Andrés catalogaba como "la única construcción fuerte de la humanidad". 

La Medicina y toda su Ciencia tampoco pudo evitar la muerte de su hermano pequeño Luisito, trasladado al clima del Mediterráneo por consejo de Andrés, vigilado en todo momento por éste y cuidado celosamente por su hermana Margarita. Tiempo después, convertido en un doctor cuyo proyecto vital era el de "vivir con el máximum de independencia", tuvo que sufrir los enfrentamientos con otros médicos rurales por posturas diferentes ante situaciones que requerían de actuación médica. La Ciencia no fue capaz de evitar la tragedia de Lulú, la mayor de todas las que vivió. El desempeño de la Medicina, que a Andrés se le antojaba en la práctica de sus funciones cada vez más alejada de la moral, de la justicia vital y de las respuestas filosóficas, no ayudaba a mantener viva la ilusión que este doctor sentía en su juventud ante el porvenir de la Ciencia.

Iturrioz, el tío de Andrés, "una de las pocas personas con quien se podía conversar acerca de puntos trascendentales", le recordó en una ocasión uno de los mitos que se relatan en la Biblia. Se trata del mito del Paraíso, en cuyo centro existían dos árboles: el árbol de la Ciencia del bien y del mal y el árbol de la Vida. Dios advirtió a Adán y Eva que no comieran del árbol de la Ciencia, ya que corrían peligro de muerte. De algún modo, pretendía avisar de que "el estado de conciencia podía comprometer la vida".

Los hombres siempre han tenido inquietud por encontrar la Verdad. Algunos de ellos, como Kant, dedicaron sus esfuerzos a apartar "las ramas del árbol de la Vida que ahogaban al árbol de la Ciencia", dejando tan sólo "un camino estrecho y penoso: la Ciencia". Después otros, como Schopenhauer, han apartado la única única rama que quedaba y "la vida aparece como una cosa oscura y ciega, potente y jugosa sin justicia, sin bondad, sin fin". Este es el gran peligro de la Ciencia, capaz de aclarar cualquier duda y desvelar cualquier temor, aunque capaz también de "arrollar" al hombre. 

El fruto del árbol de la Ciencia fue envenenando durante toda su vida a Andrés Hurtado, impidiéndole gozar del árbol de la Vida y minando día tras día su fuerza para vivir. Cerrando la puerta de la fe y "no dejando más norma que la verdad, la vida languidece, se hace pálida, anémica, triste [...] La razón y la ciencia nos apabullan". A un lado está el árbol de la ciencia, al otro el árbol de la vida, y el de la ciencia "mata a quien se acoge a su sombra".
Enviado por: Alba Carramolino
Curiosidades:
- "El árbol de la ciencia" es una novela prácticamente autobiográfica. El personaje y muchas de las vivencias de Andrés Hurtado están basadas en la juventud del propio Pío Baroja, en concreto en la época en que Baroja era estudiante de medicina y médico rural, entre 1887 y 1896. La novela fue escrita mucho tiempo después, en el año 1911.

- Las etapas más importantes por las que atravesó la vida del autor fueron representadas en la novela: el periodo de estudiante de medicina, su estancia en el Mediterráneo (Valencia y Burjassot) con el fallecimiento de su hermano Darío, la etapa de médico rural y la vuelta a Madrid. Las charlas filosóficas y científicas que Andrés e Iturrioz mantienen en la novela reflejan las que se daban entre Pío Baroja y su tío Justo.
Otros libros de este autor:

Camino de perfección

Miserias de la guerra

La busca

Zalacaín el aventurero

Aurora roja

Mala hierba

Pío Baroja-Trabalibros
Aurora roja (Pío Baroja)-Trabalibros
La busca (Pío Baroja)-Trabalibros
La nave de los locos (Pío Baroja)-Trabalibros
Otros libros relacionados:
Estamos ante dos auténticos iconos de la literatura española, firmados por dos autores extraordinarios que acarreaban una vasta cultura a sus espaldas.
Para Unamuno era vital el concepto de inmortalidad. Para Andrés Hurtado (Pío Baroja) carecía de importancia, ya que tanto el tiempo como el espacio son creaciones de la mente, que desaparecen con la destrucción del cerebro.
Don Quijote es de los que se abraza al árbol de la Vida. Según Pío Baroja, "Don Quijote es un símbolo de la afirmación de la vida", viviendo con más intensidad que cualquiera de los cuerdos que le rodea. Para el autor de "El árbol de la ciencia", "el instinto vital necesita de la ficción para afirmarse. La ciencia entonces, el instinto de crítica, el instinto de averiguación debe encontrar una verdad: la cantidad de mentira que es necesaria para la vida".
Colabora en Trabalibros
subir