Bruno Montano

Bruno-Montano-TrabalibrosCuando nací aun no sabía leer. Dios no es perfecto. La escuela pública completó la obra divina. Pronto descubrí, como muy bien sabía Paul Eluard, que había otros mundos pero que estaban en este y que los libros eran portales de acceso privilegiado a los mismos.

Montado en artefactos cada vez más complejos, exploré sin descanso la galaxia de Guttemberg. De cada expedición volvía con los ojos más abiertos, las manos más llenas y el alma más grande. Leía promiscuamente y sin tomar precauciones y contraje por ello varias enfermedades de transmisión textual, para las que no existe cura conocida. Sufro desde entonces estos trastornos en silencio, pero uno de sus síntomas se hace evidente cada vez que abro la boca, la literatosis me delata.

Después de cien años de soledad, cincuenta buscando el tiempo perdido y veinticinco persiguiendo ballenas albinas en medio del ruido y la furia, una crisis existencial de las que vienen en los manuales de psicología evolutiva confirmó lo que sospechaba, a saber: que a mi vida sólo le darían sentido las mujeres amadas, los libros leídos y las montañas escaladas. En aquel momento aun no tenía hijos y desconocía el efecto sanador de dar amor de forma incondicional.

Descubrí el oficio de librero y con él la posibilidad habitual de los contagios bidireccionales entre letraheridos. Para ampliar la capacidad de prescripción librera ideé un artefacto digital capaz de provocar afinidades e infinidades electivas entre textos de toda índole (y en esas estamos).

Leer no me cansa. Respirar, tampoco. Ambas cosas evitan que me muera. Pero leer, además, me permite escapar a la conjura de los necios y descubrir que hay un Dios en cada pequeña cosa, que amar es un arte y vivir un oficio, que a pesar de su levedad el ser es lo único soportable y que como todos seremos olvido nuestro lugar debe estar al otro lado del río, entre los árboles, cerca del corazón salvaje.

Para acabar, os dejo un decálogo con los diez mandamientos del buen escritor/lector. Su fiel cumplimiento garantiza la vida eterna en el paraíso, que como decía Borges, debe ser algún tipo de biblioteca:

  1. Amarás la palabra sobre todas las cosas.
  2. No leerás en vano.
  3. Santificarás las Ferias del Libro y demás eventos literarios.
  4. Honrarás a editores y libreros.
  5. No matarás la creatividad ni la imaginación
  6. No cometerás actos impuros tras leer a Sade o a Sacher-Masoch.
  7. No robarás las ideas del prójimo (sólo las intertextualizarás).
  8. No levantarás falsas reseñas ni plagiarás.
  9. No consentirás pensamientos impuros, a menos que los expreses con elegante sintaxis y audaces metáforas.
  10. No codiciarás los textos del prójimo.

Estos diez mandamientos se resumen en dos: AMARÁS AL LIBRO SOBRE TODAS LAS COSAS Y A MARCEL PROUST COMO A TI MISMO.

Por Bruno Montano, responsable del Blog literario Trabalibros.com
E-mail de contacto: trabalibros@trabalibros.com

ENTREVISTAS REALIZADAS

Entrevistas realizadas a escritores, por Bruno Montano.

VIDEO-PRESCRIPCIONES LITERARIAS

Prescripciones del Booktuber, por Bruno Montano.

COLABORACIONES EN RADIO

Audios de las colaboraciones en radio, por Bruno Montano.

PRESENTACIONES DE LIBROS

Audios de presentaciones de libros, por Bruno Montano.
Libros reseñados Prosas apátridas El ojo castaño de nuestro amor Franz Kakfa o la acusación como condena Las estatuas de agua La ciudad de la memoria Setecientos millones de rinocerontes También esto pasará El balcón en invierno El peso del corazón El año sin verano El cuaderno rojo El dedo en la boca Plata quemada Mis dos mundos Ensayo sobre el cansancio Diario de 1926 Libro del desasosiego El olvido que seremos El amor que nos vuelve malvados Sindbad en el País del Sueño Viaje con una burra por los montes de Cévennes Por si se va la luz No importa de dónde vienes, sino adónde vas Ir de viaje / Excursiones a pie Vidas conjeturales La loca de la casa Movilízate! La vida cuando era nuestra Europesadilla Calle de los Ladrones Invisibles El año en que me enamoré de todas La ridícula idea de no volver a verte Lluvia de Agosto Pequeña historia de los exploradores Sesenta kilos La vida a veces Un mundo feliz Inspiritismo El coraje de Miss Redfield La clave está en Turgueniev Medusa Don Quijote de la Mancha Diarios de un francotirador El invierno del mundo Proleterka Los hermosos años del castigo Un hombre que duerme Elizabeth Costello Escribir El amante La península Vidas imaginarias Aire de Dylan Un pedigrí En el café de la juventud perdida Locus Solus La vida después El origen del mundo Rimbaud el hijo El extranjero Viaje alrededor de mi habitación Un poco de azul en el paisaje La lentitud del espía El ruletista Lulu Butes Punto omega Sobre Francia Silogismos de la amargura El mapa y el territorio Memoria de Georges el amargado La lección de música Terraza en Roma Bartleby y compañía Jakob von Gunten La gaviota Bartleby, el escribiente Yo, otro San Manuel Bueno, mártir Cartas a un joven poeta Escribir Bibliotecas llenas de fantasmas Los viejos amigos Constatación brutal del presente Ampliación del campo de batalla El hacedor (de Borges), Remake 1984 84 Charing Cross Road 1Q84 Poesía completa El corazón de las tinieblas Poética Autobiografía sin vida Ánima mía
subir