Cata de libros

Los mejores momentos de la lectura de un libro suceden con el hallazgo de fragmentos especialmente hermosos, lúcidos y vibrantes. En Trabalibros nos gusta capturarlos subrayándolos para poder volver a ellos fácilmente con tan solo explorar entre sus páginas.

Esto nos permite además ofrecerte una pequeña selección de los tesoros que ocultan algunos de nuestros libros preferidos, con la esperanza de que sirva para estimular su lectura. Esperamos que disfrutes de nuestra "Cata de libros", frases que al lanzarlas en redes sociales nos gusta llamar #Literatweets.

Cata de libros.pptx
15 Cata.pptx
"El club de los poetas muertos", N. H. Kleinbaum
"-Se escribe y se lee poesía, no porque sea bonita, sino porque formamos parte de la Humanidad. Se escribe y se lee poesía porque los seres humanos son seres con pasiones. La Medicina, el Derecho, el comercio, son nobles actividades, necesarias todas ellas para mantenernos con vida. Pero la poesía, el amor, la belleza, ésa es nuestra razón de ser".
"Apuntes 2", Elías Canetti
"Tienes que hallar el camino de vuelta a tu cabeza, a sus tempestades, auroras boreales e incendios. Basta ya de esa civilidad inveterada en la que no cesas de congratularte de estar vivo. ¿Lo estás realmente? ¿Aprendes? ¿Haces algo? ¿Te golpeas hasta sangrar?"
"Inspiritismo", Diana Orero
"La mayoría de nosotros somos conscientes de que las preguntas que nos hagamos van a condicionar nuestra vida, pero se nos olvida (o no somos conscientes de) que las preguntas que hagamos a los demás también van a condicionar las suyas. Si quieres influir en el comportamiento de alguien o en su opinión, no le digas lo que tiene que hacer, o qué pensar, simplemente hazle una pregunta para que contemple otras posibilidades por sí mismo y déjalo que decida..."
"Diario", Ana Frank
"Nunca creeré que los poderosos, los políticos y los capitalistas sean los únicos responsables de la guerra. No, el hombre común y corriente, también se alegra de hacerla. Si así no fuera, hace tiempo que los pueblos se habrían revelado".
"El espíritu de Praga", Ivan Klíma
"La profesora premió mi ejercicio de redacción haciéndome leerla en alto. Es posible que este gesto decidiese mi futura profesión. Sin embargo, en realidad era más bien en los momentos en que escribía los ejercicios de redacción cuando aparecía sin previo aviso esa fuerza liberadora que le da a uno la escritura: brinda la posibilidad de entrar en lugares en los que no se puede entrar en la vida real, de acceder hasta en los espacios más prohibidos. E incluso me hace posible más que eso: llevarme allí a mis invitados".
"En la belleza ajena", Adam Zagajewski
"Frente al mundo se pueden tomar dos actitudes: uno puede declararse a favor de los silenciosos escépticos y cínicos, que, alegremente, se dedican a desdeñar los fenómenos de la vida y gustan de reducirla a sus ingredientes más menudos, evidentes y aun banales. O bien -segunda opción- puede aceptarse la posibilidad de que las cosas grandes e invisibles existen de vereda y, sin caer en la exaltación vana ni en la retórica insufrible de los predicadores ambulantes, intentar expresarlas o, al menos, rendirles homenaje, lo que, por lo demás, no significa en absoluto que entonces vaya uno a cerrar los ojos a todo lo pequeño y bajo".
"Diario de 1926", Robert Walser
"Creo que para completar lo que es real es necesario persuadirse o imaginarse de vez en cuando alguna cosa; en otras palabras, nuestras fantasías son tan reales como lo son nuestras otras realidades. El sentimiento no es menos real que el intelecto. He aquí un hecho que debería saltar a la vista a la velocidad del rayo".
"Un cuarto propio", Virginia Woolf
"[...] Sin esas precursoras, Jane Austen y las Brontë y George Eliot no hubieran escrito, como no lo hubiera hecho Shakespeare sin Marlowe, o Marlowe sin Chaucer, o Chaucer sin aquellos poetas olvidados que trazaron el camino y domesticaron la rudeza natural del idioma. Porque las obras maestras no nacen aisladas y solitarias; son el producto de muchos años de pensar en común, de pensar en montón, detrás de la voz única, de modo que ésta es la experiencia de la masa".
"Experimentos con uno mismo", Peter Sloterdijk
"El autor sólo dispone de las palabras, cada página es su última oportunidad. Con las frases él puede, sí puede, sumergirse en los éxtasis grises de su actualidad cotidiana, éste es su único y auténtico experimento, y la autoridad que puede tener sólo la recibe de sus epifanías de lo cotidiano; produce revelaciones palabra a palabra, los lectores las tienen delante de sus narices: la misma cotidianidad es el abismo, el lenguaje es su excipiente [...] Los dados se lanzan cuando nuestros autores se aprestan a escribir ese género de frases que confieren valor constituyente a lo que habitualmente es invisible".
poema "Lejanía", César Simón
"En las altas horas / de la madrugada, / hay un lector insomne / que se abstrae en el grillo. / Y el grillo canta y canta. / Hipnosis del despierto ensimismado / en una santidad / de nada".
"Diario íntimo", Enrique Federico Amiel
"Cava en ti una parte para el misterio; no te labres siempre por entero con el arado del examen, sino que deja en tu corazón un rinconcillo, un barbecho para las semillas que traigan los vientos, y reserva a la asamblea un pequeño sitio para los pájaros que pasen. Prepara en tu alma un lugar para el huésped inesperado, y un altar para el dios desconocido".
"Experimentos con uno mismo", Peter Sloterdijk
"[...] Un autor es un laboratorio para piezas más complejas, para ideas poco practicadas. Su interior sirve como un espacio experimental en el que se testan y malean materias temáticas especialmente virulentas, entre ellas, sustancias de alto contenido tóxico. Existe una relación directa entre la grandeza de un autor y la peligrosidad de las materias temáticas que procesa y domina. De lo inofensivo sólo brota lo inofensivo, de lo peligroso brota el pensamiento, y cuando el pensamiento encuentra el punto exacto de la forma, surge el momento artístico".
"La isla", Aldous Huxley
"La distancia nos recuerda que en el universo hay muchas cosas más que gente; que incluso la gente es mucho más que gente. Nos recuerda que existen espacios mentales dentro de nuestro cráneo, tan enormes como los espacios que hay fuera de él. La experiencia de la distancia, de la interior y la exterior, de la distancia en el tiempo y en el espacio es la experiencia religiosa primera y fundamental".
del poema "No te rindas", Mario Benedetti
"[...] No te rindas, por favor no cedas, / Aunque el frío queme, / Aunque el miedo muerda, / Aunque el sol se ponga y se calle el viento, / Aún hay fuego en tu alma, / Aún hay vida en tus sueños. / Porque cada día es un comienzo nuevo, / Porque esta es la hora y el mejor momento. / Porque no estás solo, porque yo te quiero".
"Rebelión en la granja", George Orwell
"De algún modo parecía como si la granja se hubiera enriquecido sin enriquecer a los animales mismos; exceptuando, naturalmente, los cerdos y los perros. Tal vez eso se debiera en parte al hecho de haber tantos cerdos y tantos perros. No era que estos animales no trabajaran a su manera. Existía, como Squealer nunca se cansaba de explicarles, un sinfín de labores en la supervisión y organización de la Granja. Gran parte de este trabajo tenía características tales que los demás animales eran demasiado ignorantes para comprenderlo".
"Diarios", Iñaki Uriarte
"La prueba de una inteligencia de primera clase es la capacidad para retener en la mente dos ideas opuestas a la vez sin perder la capacidad de funcionar" (Scott Fitzgerald). Esta frase ha sido citada muchas veces, pero a mí me parece que eso lo hace todo el mundo. Lo que tenemos ahí dentro es un hervidero de pequeñas ideas luchando entre ellas. A veces se acoplan unas a otras, a veces se enfrentan ferozmente. Nunca logran un todo confortable en el que instalarse. Y si lo hacen, el resultado es la cabeza de un fanático".
del poemario "El amor, las mujeres y la vida", Mario Benedetti
"Una mujer desnuda y en lo oscuro / tiene una claridad que nos alumbra / de modo que si ocurre un desconsuelo / un apagón o una noche sin luna / es conveniente y hasta imprescindible / tener a mano una mujer desnuda. / Una mujer desnuda y en lo oscura / genera un resplandor que da confianza / entonces dominguea el almanaque / vibran en su rincón las telarañas / y los ojos felices y felinos / miran y de mirar nunca se cansan [...]"
"Greguerías", Ramón Gómez de la Serna
"Si en la noche tormentosa se quedase encendido un relámpago en el cielo, se vería el fondo del firmamento, sus entrañas, su techo trágico y cuajado de cosas, su fondo anatómico, crudo y abismal".
"Ética a Nicómaco", Aristóteles
"Cualquiera puede enfadarse, eso es algo muy sencillo. Pero enfadarse con la persona adecuada, en el grado exacto, en el momento oportuno, con el propósito justo y del modo correcto, eso, ciertamente, no resulta tan sencillo".
"El paseo", Robert Walser
"Al paseante le acompaña siempre algo curioso, reflexivo y fantástico, y sería tonto si no lo tuviera en cuenta o incluso lo apartara de sí; pero no lo hace, más bien da la bienvenida a toda clase de extrañas y peculiares manifestaciones, hace amistad y confraterniza con ellas, porque le encantan, las convierte en cuerpos con esencia y configuración, les da formación y ánima, mientras ellas por su parte lo animan y forman".
poema "Contigo", Luis Cernuda
"¿Mi tierra? / Mi tierra eres tú. / ¿Mi gente? / Mi gente eres tú. / El destierro y la muerte / para mí están adonde / no estés tú. / ¿Y mi vida? / Dime, mi vida, / ¿qué es, si no eres tú?"
"Donde el corazón te lleve", Susanna Tamaro
"Por el simple hecho de que existe el cuerpo -decía-, somos sombra de todas maneras, somos anfibios como las ranas: una parte de nosotros vive aquí, en lo bajo, y la otra tiende hacia lo alto. Vivir es tan sólo tener conciencia de esto, saberlo, luchar para que la luz no desaparezca derrotada por la sombra. Desconfíe de quien es perfecto -me decía-, de quien tiene las soluciones ya listas en el bolsillo, desconfíe de todo, salvo de lo que le dice su corazón".
"Proverbios y cantares", Antonio Machado
"Dices que nada se pierde / y acaso dices verdad, / pero todo lo perdemos / y todo nos perderá. / Todo pasa y todo queda, / pero lo nuestro es pasar, / pasar haciendo caminos, / caminos sobre la mar. / Morir... ¿Caer como una gota / de mar en el mar inmenso? / ¿O ser lo que nunca he sido: / uno, sin sombra y sin sueño, / un solitario que avanza / sin camino y sin espejo?"
"Cien años de soledad", Gabriel García Márquez
"Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía había de recordar aquella tarde remota en la que su padre lo llevó a conocer el hielo. Macondo era entonces una aldea de veinte casas de barro y cañabrava construidas a la orilla de un río de aguas diáfanas que se precipitaban por un lecho de piedras pulidas, blancas y enormes como huevos prehistóricos. El mundo era tan reciente, que muchas cosas carecían de nombre, y para mencionarlas había que señalarlas con el dedo".
subir