Cata de libros

Los mejores momentos de la lectura de un libro suceden con el hallazgo de fragmentos especialmente hermosos, lúcidos y vibrantes. En Trabalibros nos gusta capturarlos subrayándolos para poder volver a ellos fácilmente con tan solo explorar entre sus páginas.

Esto nos permite además ofrecerte una pequeña selección de los tesoros que ocultan algunos de nuestros libros preferidos, con la esperanza de que sirva para estimular su lectura. Esperamos que disfrutes de nuestra "Cata de libros", frases que al lanzarlas en redes sociales nos gusta llamar #Literatweets.

Cata de libros.pptx
15 Cata.pptx
"Autobiografías ajenas", Antonio Tabucchi
"La vida es una composición musical que ejecutamos acaso sin conocer la música. No tenemos partitura. La partitura sólo se comprende después, cuando la música ya ha sido interpretada. Y es cierto que se dan deslizamientos del tiempo, en el sentido de que se pasa de un tiempo a otro, se va hacia atrás y el espacio y el tiempo a veces se anulan. Pero la verdad es que todavía no he entendido bien si somos nosotros quienes atravesamos el tiempo o si es el tiempo el que nos atraviesa".
"Prólogo para una guerra", Iván Repila
"Todo era ya ciudad entonces: quince, veinte millones de fantasmas vinculados por puentes y edificios con los siguientes quince, veinte, formando parte de la retícula de un mundo en expansión dispuesto en avenidas, barrios, municipios, provincias y países; un racimo sin fruta, una malla voraz consigo misma, poseída por un hambre estructural que era, al mismo tiempo, alimento y cadena, con una perseverante voluntad de asimilarse y entender qué, quién, cómo, cuándo. Por qué".
"El libro de Jonás", Ramón Pernas
"Sé muy bien que lo que narramos no nos corresponde solo a nosotros y que las historias van y vienen de forma caprichosa, a su antojo, por el espacio que otean quienes las escriben, los contadores de sucesos extraordinarios y ordinarios, para fijarlas en las páginas que leerán otras personas".
"Cuentos", Julio Ramón Ribeyro
"Y esta vez le resultó luminosa. SER era no solamente un verbo en infinitivo sino una orden. Lo que él debía hacer era justamente SER. Se interrogó entonces sobre lo que debía ser y en todo caso descubrió que lo que nunca debía haber sido era lo que en ese momento estaba siendo: un pobre idiota rodeado de vacas y eucaliptos, que se pasaba días íntegros encerrado en una casa baldía combinando letras en un cuaderno. Algunos proyectos de SER le pasaron por la cabeza".
"Manual del distraído", Alejandro Rossi
"Leer mal un texto es la cosa más fácil del mundo; la condición indispensable es no ser analfabeto. Una vez superada esa etapa, más cívica que intelectual, las posibilidades que se ofrecen para desmantelar, tergiversar o interpretar erróneamente una frase, una página, un ensayo o un libro son, no diré infinitas, pero sí numerosísimas".
"Ciudades invisibles", Italo Calvino
"El infierno de los vivos no es algo que será; hay uno, es aquél que existe ya aquí, el infierno que habitamos todos los días, que formamos estando juntos. Dos maneras hay de no sufrirlo. La primera es fácil para muchos: aceptar el infierno y volverse parte de él hasta el punto de no verlo más. La segunda es peligrosa y exige atención y aprendizaje continuos: buscar y saber reconocer quién y qué, en medio del infierno, no es infierno, y hacerlo durar y darle espacio".
"Cyrano de Bergerac", Edmond Rostand
"Amigo mío, mírame y dime si puedo esperar algo con esta protuberancia... No, no me hago ilusiones. A veces, al atardecer, me enternezco, entro en un jardín perfumado... con mi enorme nariz olfateo el abril... soy todo ojos: a la luz de un rayo de luna plateado, una dama, del brazo de un caballero, camina lentamente...; también a mí me gustaría llevar una del brazo. Me exalto, me olvido de todo... y de repente ¡contemplo la sombra de mi perfil en el muro del jardín!"
"Historias extraordinarias", Edgar Allan Poe
"No espero ni solicito crédito para el muy extraño y, sin embargo, muy vulgar relato que me dispongo a transcribir. Loco estaría, verdaderamente, si lo esperase, tratándose de un caso en el que mis sentidos rechazan el testimonio que ellos mismos aportan. Pero no estoy loco, y estoy seguro de que no sueño. Pero mañana moriré y hoy quisiera descargar el alma. El propósito que me guía es el de exponer al mundo, llana, sucintamente y sin comentarios, una serie de simples acontecimientos domésticos que, por sus consecuencias, me han aterrorizado, me han torturado, me han aniquilado".
"Demonios íntimos", Xavier Rubert de Ventós
"Hay en la infancia un momento definido y preciso en que experimentas una felicidad peculiar, una emoción que se hace tanto más intensa cuanto más ambivalente. Es el momento en que te sientes al mismo tiempo burlado y protegido, y en que esperas que todavía queden unas cuantas maravillas domésticas por desvelar. Menuda sorpresa me llevé al ver esta experiencia reproducida, esta vez literalmente, por uno de mis hijos. 'Ya lo sé, papá', me dijo, 'ya sé lo del Ratoncito Pérez; también sé de dónde vienen los niños y quiénes son los Reyes..., pero aún debe de quedar alguna mentira bonita, alguna sorpresa de esas, ¿verdad?"
"Ampliación del campo de batalla", Michel Houellebecq
"Necesitamos la aventura y el erotismo, porque necesitamos oírnos repetir que la vida es maravillosa y excitante; y está claro que sobre esto tenemos ciertas dudas [...] Por decir algo, observo que en nuestros días todo el mundo tiene forzosamente la impresión, en un momento u otro de su vida, de ser un fracasado. Ahí estamos de acuerdo".
"Un tal Lucas", Julio Cortázar
"AMOR 77. Y después de hacer todo lo que hacen, se levantan, se bañan, se entalcan, se perfuman, se peinan, se visten, y así progresivamente van volviendo a ser lo que no son".
"Mar sin orilla", Andrés Trapiello
"Cada ochenta o cien años le nace a la literatura y a las artes un hombre bueno. No es necesario ser una buena persona para escribir un libro meritorio o pintar un aceptable cuadro, por aquello de que el camino del infierno está empedrado de buenas intenciones. Pero cuando eso ocurre, cuando un hombre bueno y con talento se pone a hacer algo en unas cuartillas o en un lienzo o, como en este caso, sobre unas placas fotográficas, el resultado es casi un milagro. Los milagros son siempre lo evidente sin una explicación lógica [...]"
"Una soledad demasiado ruidosa", Bohumil Hrabal
"[...] no leo para divertirme, ni para pasar el rato, ni para conciliar el sueño; yo, que vivo en un país donde la gente sabe leer y escribir desde quince generaciones atrás, bebo para que el texto me despierte, para que la lectura me produzca escalofríos, porque comparto la opinión de Hegel de que una persona noble no es necesariamente un aristócrata, ni un criminal un asesino. Si supiera escribir, haría un libro sobre la mayor suerte y la mayor desgracia de los hombres".
"Carta a mi mujer", Francisco Umbral
"Tu sueño, bien entrada la mañana, es el grillo del hogar que pone un cimiento leve y consistente a mi vida, María. Tú también tienes obligaciones profesionales como yo, María, pero quizá esto distingue al hombre de la mujer: que la mujer no está histérica de profesionalismo y encuentra siempre un paraíso de sueño o amor, entre urgencia y urgencia".
"La palabra en archipiélago", René Char
"Eres, poema, lugar donde la oscuridad descansa sobre mi rostro demasiado expuesto. Mi esplendor y mi sufrimiento se han deslizado entre los dos. Arrojar al suelo la existencia feamente acumilada y volver a encontrar la mirada que la amó, en su hora inicial, lo bastante como para desplegar su fundamento. Cuanto me queda por vivir está contenido en este asalto, en este temblor".
"El principio", Jérôme Ferrari
[...] mucho antes de tomar la forma de las desigualdades matemáticas a las que debe su incomparable belleza, el principio consistió primero en su convicción de que nunca llegaremos al fondo de las cosas, no en virtud de una maldición o de la debilidad de nuestras facultades, sino por la razón definitiva y radical que, justo antes de despedirse de mí, la joven profesora, tendida hacia mí por encima de la mesa que me protege de su furor y de su indignación, me revela en ese instante: porque las cosas no tienen fondo".
"El periodista deportivo", Richard Ford
"Si hay otra cosa que se pueda aprender del periodismo deportivo es que en la vida no hay nada trascendental. Las cosas siempre vienen y se van, y eso es ley de vida. Todo lo demás es una mentira de la literatura y por eso fracasé como profesor y por eso metí mi novela en el cajón y no volví a sacarla de allí".
"El mago de Viena", Sergio Pitol
"Soy consciente de que mi escritura no surge sólo de la imaginación, si hay algo de ella su dimensión es minúscula. En buena parte la imaginación deriva de mis experiencias reales, pero también de los muchos libros que he transitado. Soy hijo de todo lo visto y lo soñado, de lo que amo y aborrezco, pero aún más ampliamente de la lectura, de la más prestigiosa a la casi deleznable. Algunos vasos comunicantes no fácilmente perceptibles transmiten lo que soy yo a mi lenguaje y lo que el lenguaje es a mí".
"Una cama junto a la ventana", M. Scott Peck
"Conocemos el proceso, pero no lo suficiente para explicarlo. Hay una especie de economía del alma. Es algo parecido al hecho de que los ricos se hagan más ricos y los pobres más pobres. La gente que está llena de amor tiende a llenarse de más amor. Los que están llenos de odio suelen volverse más odiosos. Pero lo que realmente no comprendemos acerca de la línea divisoria entre ambos sentimientos es por qué una persona va por un camino y otra por otro".
"Segunda memoria", Salvador Pániker
"Porque si el contacto con la realidad sólo se produce a través de esa inconsútil franja de eternidad que llamamos presente, y el presente siempre se escabulle, resulta que la realidad siempre es ficticia. O sea, construida".
"Mirlo blanco, cisne negro", Juan Manuel de Prada
"A la escritura hay que dejarla suelta, para que retoce en libertad, sin preocuparnos de que rompa unos cuantos jarrones. La escritura es como un perro con temperamento al que se le permite salir al campo, después de meses de reclusión. Desobedece los silbidos, se pone a vagar a su libre albedrío, si detecta una presa la acecha y persigue hasta atraparla entre sus fauces... Y todo empeño por traerla a rastras es inútil".
"Hace cuarenta años", Maria Van Rysselberghe
"No dejemos que nada se pierda, ni de nosotros ni de la vida; aceptémosla tal y como viene; todo puede ser muy hermoso, hasta las lágrimas que nos guardamos de derramar... Nada puede hacer que esto no exista; nunca nada podrá hacer que esto no haya existido. Me gustaría dejarte de este momento un recuerdo que te elevara por encima de ti misma y te transportara... durante mucho tiempo"
"Formas breves", Ricardo Piglia
"Todas las historias del mundo se tejen con la trama de nuestra propia vida. Lejanas, oscuras, son mundos paralelos, vidas posibles, laboratorios donde se experimenta con las pasiones personales. Los relatos nos enfrentan con la incomprensión y con el carácter inexorable del fin pero también con la felicidad y con la luz pura de la forma".
"Cuaderno de Talamanca", E.M. Cioran
"Ibiza, 31 de julio de 1966. Esta noche, sobre las 3, completamente despierto. Imposible seguir más tiempo en la cama. He ido a pasear por la orilla del mar, acompañado de los más sombríos pensamientos. ¿Y si me arrojara desde lo alto del acantilado? He venido hasta aquí por el sol, y yo no puedo soportar el sol. Todo el mundo está moreno, pero yo seguiré blanco, pálido. Mientras me entregaba a toda suerte de reflexiones amargas, contemplaba los pinos, las rocas, las olas visitadas por la luna, y de repente me di cuenta de hasta qué punto estaba yo ligado a este hermoso y maldito universo".
subir